Markus Gall, investigador en el instituto de materiales polímericos y pruebas de la Universidad Johannes Kepler de linz (Austria): "Será crucial, en cualquier visión de circularidad, vigilar la seguridad, la calidad y el rendimiento de los materiales"

15 abril 2019

CHEMICAL NEWS
markus gall

Markus Gall trabaja actualmente en el Instituto de Materiales Poliméricos en Linz. Su investigación se centra en las propiedades de la estructura de las poliolefinas recicladas, pero también está interesado en el tema más amplio de la economía circular y el desarrollo sostenible.

Markus Gall trabaja actualmente en el Instituto de Materiales Poliméricos en Linz. Su investigación se centra en las propiedades de la estructura de las poliolefinas recicladas, pero también está interesado en el tema más amplio de la economía circular y el desarrollo sostenible. En esta conversación con Chemical News, comparte sus puntos de vista sobre el papel de la ciencia, la política y la cooperación internacional para avanzar desde una perspectiva global.

¿Podría explicar a nuestros lectores qué es el Instituto de Pruebas y Materiales Poliméricos?

Es un instituto de investigación y enseñanza académica en la Universidad Johannes Kepler en Linz, Austria. Somos activos en el campo de la ingeniería de polímeros y nos centramos en la ciencia de los materiales, las relaciones entre la estructura y las propiedades y los tests de materiales poliméricos.


Crédito Foto Fischerlehner 080

¿Cuáles son las principales líneas de investigación que está realizando en el instituto?

Nos ocupamos principalmente de la caracterización y testeo de materiales. Eso significa que empleamos una gama de métodos mecánicos, espectroscópicos y termoanalíticos para caracterizar la composición y la estructura interna de los materiales poliméricos y para probar las propiedades de los materiales que son relevantes para el procesamiento, así como para el rendimiento en servicio. Utilizamos métodos estandarizados y no estandarizados. Además, somos activos en el desarrollo de métodos, especialmente cuando se trata de pruebas aceleradas y pruebas en entornos severos que combinan fatiga mecánica, temperatura elevada y degaste químico. Recientemente, nos estamos moviendo cada vez más al trabajo relacionado con el reciclaje mecánico y químico de materiales poliméricos, ya que existe una gran necesidad de aumentar la utilidad técnica de los plásticos reciclados y desarrollar conceptos de calidad adecuados para una economía circular de los plásticos. Hacemos eso, porque aparte del trabajo real en el laboratorio, nos comprometimos fuertemente en la búsqueda de estrategias de desarrollo sostenible empleando soluciones de ingeniería polimérica.

A menudo vemos en los medios la expresión nuevos materiales que se utiliza de forma genérica, pero no tanto de forma específica. ¿Qué importancia tiene la investigación de nuevos materiales poliméricos?

Este tipo de investigación se está llevando a cabo en todo el mundo. Piense solo en todo el campo de los polímeros de base biológica. Hay algunos polímeros bastante nuevos, en este sentido. En nuestro caso, en el instituto de Linz, preferimos trabajar en la optimización de los materiales existentes ajustando sus características moleculares, estructura interna y formulaciones de aditivos. Por ejemplo, hacemos mucha investigación en materiales de poliolefina como el polietileno o el polipropileno. Estos son polímeros conocidos, pero aún existe un gran potencial para optimizarlos y adaptar aún más las propiedades de estos materiales.


Instituto de Materiales Poliméricos de Linz

¿Optimizar y adaptar en qué sentido?

Esto depende un poco del tema. Un buen ejemplo es la optimización de los materiales de poliolefina para aplicaciones en entornos severos. Eso incluye casos de uso con temperaturas muy elevadas y desgaste químico combinado, por ejemplo, a través de agua clorada. Hemos realizado estudios con materiales diseñados para colectores solares térmicos, porque en muchos países están llenos de agua clorada. Por lo tanto, en estos casos, la optimización significa hacer que los materiales sean más resistentes a las condiciones químicas y mecánicas combinadas y predecir su rendimiento y fiabilidad durante un largo período de tiempo. La idea es ampliar la vida útil de estos materiales y derivar modelos para estimar la vida útil de estos polímeros en condiciones tan severas.

¿Cree que las soluciones clave para implementar la circularidad en el sector de los plásticos provendrán del mundo de la investigación y la ciencia más que de la política?

Yo creo que sí. Las soluciones serán sobre todo científicas y tecnológicas porque estamos tratando con materiales de ingeniería. Pero al mismo tiempo, es crucial ver que la política tiene que establecer la dirección en la que debemos avanzar e intentar implementar las condiciones que ayudan a la innovación a desarrollarse. Pero la innovación en sí misma solo puede venir de la ciencia. A veces, visto desde fuera, la ciencia parece perderse en la discusión general porque parece difícil de entender. Este es un desafío para nosotros, los investigadores, debemos aprender a comunicar nuestra tarea y nuestros resultados de una manera comprensible lo cual, desafortunadamente, no siempre sucede.

La misma dificultad siempre surge en todos los sectores de la industria: cómo traducir los grandes logros científicos en modelos de negocios rentables. ¿Sucede también en el mundo de los plásticos?

En general, tenemos una industria del plástico bastante innovadora que está ansiosa por convertir los logros científicos en negocios rentables. Sin embargo, si se empieza desde cero, solo con una idea, con un resultado, pero sin una cadena de valor sólida, creo que no es tan fácil comercializar nuevos logros en el sector de los plásticos. En algunos casos, se puede hacer, pero en general es difícil porque en la industria de los plásticos tenemos un vasto panorama de patentes, hacemos procesos complejos a gran escala y las expectativas de calidad y consistencia son altas. Esto puede ser difícil de cumplir y llevar a cabo en su garaje de start-up. Sin embargo, la realidad muestra que siempre hay alguna forma de innovar y convertir los hallazgos en procesos y productos, y un aspecto clave aquí es la cooperación.

Usted ha trabajado con personas y equipos de otros países que tienen diferentes culturas y enfoques en relación con la gestión de residuos, como Indonesia y Kenia. ¿Podría hablar de esta experiencia?

El proyecto ubicado en Indonesia ha sido promovido por Borealis Systemiq y cooperamos con esta empresa, pero el que mejor conozco es el proyecto en Kenia. En ese país tenemos un contacto con una empresa llamada Mr Green Africa, ubicada en Nairobi. Se acercaron a nosotros porque necesitaban apoyo científico. Ellos están involucrados en el reciclaje de plásticos que provienen del sector del reciclaje informal. En Kenia, como en la mayoría de los países en desarrollo, existe un sector informal de reciclaje muy importante. Tienen recicladores que son personas que se ganan la vida deambulando por las calles o los basureros y recolectando cualquier artículo reciclable para después venderlo por un precio que puede variar a diario. El problema es que este sistema no es muy efectivo porque estas personas no pueden tener un ingreso decente y los materiales generados tienen una calidad deficiente. Aquí es donde el Mr Green Africa está innovando. Compran a los recicladores, pero con el objetivo de obtener una alta calidad y aquí es donde entramos nosotros. Procesamos sus materiales, caracterizamos la composición y probamos las propiedades relevantes. Y luego les hacemos sugerencias para mejorar la clasificación y el procesamiento de sus materiales de entrada con el fin de aumentar la calidad de los materiales de salida. Les acompañamos en su camino hacia reciclados de alta calidad de fuentes justas y exploramos aplicaciones potenciales juntos.


Instituto de Materiales Poliméricos de Linz

¿Es optimista acerca de que la industria del plástico pueda superar todos los desafíos ambientales y de sostenibilidad a los que se enfrenta en los próximos años?

A la larga, sí. Creo que podremos alcanzar la circularidad para que muchos productos y muchos polímeros sean más precisos. La pregunta que todavía está abierta hoy es cómo será la combinación de métodos. Para mí todavía no está claro qué porcentaje se reciclará mecánicamente y qué porcentaje de reciclaje será químico. Ambos son buenos enfoques. Será crucial, para cualquier visión de circularidad, vigilar la seguridad, la calidad y el rendimiento en servicio de los materiales que se pretendan distribuir. Todavía no podemos ver el escenario final, pero con el tiempo la industria química, y especialmente la industria de los plásticos, será mucho más circular de lo que son ahora.

CHEMICAL NEWS

Entrevista al presidente de Expoquimia, Carles Navarro: "Expoquimia es una oportunidad excepcional para que el sector químico se haga valer y exhiba los avances e innovaciones que aporta"

Leer Más >>

CHEMICAL NEWS

Entrevista Rafael Beaus, Global Consultancy Manager de Azbil Telstar: "En Expoquimia esperamos poder contactar personalmente con muchos de nuestros clientes"

Leer más >>

CHEMICAL NEWS

Batalla final de la aviación contra los microorganismos

Leer más >>